Riesgos relacionados con la psicosociología

Carga mental

CARGA MENTAL

El trabajo conlleva siempre exigencias físicas y mentales, en determinada proporción. No existe trabajo exclusivamente físico o exclusivamente mental, así diferenciamos trabajo físico de trabajo mental según el tipo de actividad que predomine.

Si el trabajo es predominantemente muscular se habla de “carga física”, si, por el contrario, implica un mayor esfuerzo intelectual hablaremos de “carga mental”.

La carga de trabajo mental es un concepto que se utiliza para referirse al conjunto de tensiones inducidas en una persona por las exigencias del trabajo mental que realiza:

  • Procesamiento de información del entorno a partir de los conocimientos previos.
  • Actividad de rememoración.
  • Actividad de razonamiento, búsqueda de soluciones.
  • Coordinación de ideas, toma de decisiones, etc.

La carga de trabajo mental es la relación entre las exigencias del trabajo y los recursos mentales de que dispone una persona para hacer frente a tales exigencias.


Factores que contribuyen a aumentar la carga mental

a) Dependientes de la exigencia de la tarea

· Atención sostenida.

· Tratamiento de la información (teniendo en cuenta el número y la calidad de las señales que se han de detectar, las inferencias que hay que hacer a partir de informaciones incompletas, las decisiones entre varios modos de acción posibles…).

· Responsabilidad (por la salud y seguridad de otras personas, pérdidas de producción…).

· Duración y perfil temporal de la actividad (horarios de trabajo, pausas, trabajo a turnos…).

· Contenido de la tarea (control, planificación, ejecución, evaluación…).

· Peligro (trabajo subterráneo, tráfico, manutención de explosivos…).

b) Circunstancias de trabajo (físicas, sociales y de organización)

  • Físicas:
    • Iluminación (luminancia, contraste, deslumbramientos…).
    • Condiciones climáticas (calor, humedad, circulación de aire…).
    • Ruido (nivel sonoro, registro sonoro…).
    • Clima atmosférico (lluvias, tormentas…).
    • Olores (agradables, repulsivos…).
  • Sociales y de organización:
    • Tipo de organización (estructura de control y de comunicación).
    • Clima/Ambiente de la organización (aceptación personal; relaciones entre las personas…).
    • Factores de grupo (estructura de grupo, cohesión…).
    • Jerarquía de mando (vigilancia…).
    • Conflictos (en el seno de un grupo, entre grupos o entre personas).
    • Contactos sociales (trabajo aislado, relaciones con clientes…).
  • Circunstancias procedentes del exterior de la organización:
    • Exigencias sociales (responsabilidad en relación con la salud y el bienestar públicos).
    • Normas culturales (sobre las condiciones de trabajo, los valores, las normas aceptables).
    • Situación económica (mercado laboral).

Características individuales que influyen en la capacidad de sufrir la carga mental

  • El nivel de aspiración, la autoconfianza, la motivación, las actitudes y los estilos de reacción.
  • Las capacidades, la cualificación/capacitación, los conocimientos, y la experiencia.
  • La edad
  • El estado general, la salud, la constitución física y la nutrición.
  • El estado real y el nivel inicial de activación.

En resumen, el conjunto de factores procedentes del entorno (condiciones sociales, físicas, de la organización y de la tarea) ejercen diversas presiones sobre la persona; la activación mental consecuente a las presiones externas del trabajo se expresa en cierto grado de tensión mental para dar respuesta a las demandas del trabajo. Esta tensión es variable según las características individuales y puede facilitar la realización de la tarea o, también, efectos perjudiciales en otras ocasiones, por ejemplo: cuando se alcanzan estados de fatiga mental y estados similares por monotonía, hipo vigilancia o saturación.

Medidas preventivas

La carga mental de trabajo inadecuada, ya sea por exceso o por defecto, puede tener varias consecuencias negativas (tensión, fatiga, sentimientos de monotonía, estrés, etc.). Para prevenirlas se pueden adoptar diversas medidas que modifican:

  • Las exigencias del puesto de trabajo y las condiciones del entorno tanto físicas como sociales y organizativas.
  • Las características de la persona: dotándola de más formación, más destrezas, mejores estrategias de trabajo, etc.

Con ello, no sólo se reducen tiempos de ejecución (de búsqueda de datos, por ejemplo) y posibles errores en el trabajo, sino que se puede reducir la tensión de la persona que lo realiza.

 

 

MEDIDAS PREVENTIVAS

  • Facilitar y orientar la atención necesaria para desempeñar el trabajo.
  • Reducir o aumentar (según el caso) la carga informativa para ajustarla a las capacidades de la persona, así como facilitar la adquisición de la información necesaria y relevante para realizar la tarea, etc.
  • Proporcionar las ayudas pertinentes para que la carga o esfuerzo de atención y de memoria llegue hasta niveles que sean manejables (ajustando la relación entre la atención necesaria y el tiempo que se ha de mantener).
  • Reorganizar el tiempo de trabajo (tipo de jornada, duración, flexibilidad, etc.) y facilitar suficiente margen de tiempo para la auto distribución de algunas breves pausas durante cada jornada de trabajo.
  • Rediseñar el lugar de trabajo (adecuando espacios, iluminación, ambiente sonoro, etc.).
  • Reformular el contenido del puesto de trabajo, favoreciendo el movimiento mental (que después se comentará).
  • Actualizar los útiles y equipos de trabajo (manuales de ayuda, listas de verificación, registros y formularios, procedimientos de trabajo, etc.) siguiendo los principios de claridad, sencillez y utilidad real.

 

 

FATIGA MENTAL

Cuando la carga de trabajo es excesiva, aparece la fatiga mental. Se define la fatiga mental como la disminución de la eficiencia funcional mental y física.

La disminución de la eficiencia funcional se manifiesta, por ejemplo, mediante:

· Una impresión sensorial de cansancio.

· Una peor relación esfuerzo/resultado, a través de la naturaleza y frecuencia de los errores, etc.

El alcance de estas alteraciones está en parte determinado por las condiciones de la persona.

Documentos relacionados

NTP 419: Condiciones de trabajo y círculos de calidad (pdf).

NTP 499: Nuevas formas de organizar el trabajo: la organización que aprende (pdf).

NTP 581: Gestión del cambio organizativo (pdf).

NTP 444: Mejora del contenido del trabajo: rotación, ampliación y enriquecimiento de tareas (pdf).

NTP 179: La carga mental del trabajo: definición y evaluación (pdf).

NTP 445: Carga mental de trabajo: fatiga (pdf).

NTP 534: Carga mental de trabajo: factores (pdf).

NTP 544: Estimación de la carga mental de trabajo: el método NASA TLX (pdf).

NTP 575: Carga mental de trabajo: indicadores (pdf).

NTP 659: Carga mental de trabajo: diseño de tareas (pdf).