Riesgos relacionados con la seguridad en el trabajo

Manipulación manual de cargas

RIESGOS GENERADOS EN LA MANIPULACIÓN DE CARGAS

En el sector educativo, debido a las características de su actividad, este tipo de riesgos es poco frecuente. La manipulación mecánica de cargas prácticamente no existe y la manipulación manual se limita generalmente a pesos pequeños y de manejo ocasional, siendo su incidencia más habitual en personal no docente como: cocineros, conserjes o personal de limpieza.

Definiciones:

CARGA :
Cualquier objeto susceptible de ser movido cuyo peso exceda de 3 kg .

MANUTENCIÓN O MANIPULACIÓN MANUAL DE CARGAS :

Cualquier operación de transporte o sujeción de una carga por parte de uno o varios trabajadores, entendiendo por operación el conjunto de acciones de levantamiento, colocación, empuje, tracción, transporte o desplazamiento, pudiendo considerar el almacenamiento como fin de este proceso.

MANUTENCIÓN O MANIPULACIÓN MECÁNICA DE CARGAS :

Conjunto de operaciones de manutención (levantamiento, transporte, descarga) o cambio de lugar de cualquier material por métodos mecánicos, es decir, mediante equipos de manutención, tales como carretillas automotoras, puentes-grúa, accesorios y transportadores.

 

MANIPULACIÓN MANUAL DE CARGAS

Riesgos.

La manipulación manual de cargas es responsable, en muchos casos, de la aparición de:

  • Fatiga física.
  • Lesiones que se pueden producir de una forma inmediata.
  • Acumulación de pequeños traumatismos, aparentemente sin importancia, hasta producir lesiones crónicas.

Las lesiones más frecuentes son:

  • Contusiones.
  • Cortes y heridas.
  • Fracturas
  • Lesiones músculo-esqueléticas.

Se pueden producir en cualquier zona del cuerpo, pero son más sensibles los miembros superiores, y la espalda, en especial en la zona dorso-lumbar.

El rango de las lesiones dorso-lumbares puede variar desde un lumbago a alteraciones de los discos intervertebrales (hernias discales) o incluso fracturas vertebrales por sobreesfuerzo.

También se pueden producir: lesiones en los miembros superiores (hombros, brazos y manos); quemaduras producidas por encontrase las cargas a altas temperaturas; heridas o arañazos producidos por esquinas demasiado afiladas, superficies demasiado rugosas, clavos, etc.; contusiones por caídas de la carga debido a superficies resbaladizas (por aceites, grasas u otras sustancias); problemas circulatorios o hernias inguinales, y otros daños producidos por derramamiento de sustancias peligrosas.

Estas lesiones, aunque no son lesiones mortales, pueden tener larga y difícil curación, y en muchos casos requieren un largo período de rehabilitación.

La Unión Europea elaboró la Directiva 90/269/CEE, transpuesta al derecho español por medio del R.D . 487/1997 , de 14 de abril sobre las disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la manipulación manual de cargas que entrañe riesgos, en particular dorsolumbares , para los trabajadores.

El INSHT ha elaborado una Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a la Manipulación manual de cargas, proporcionando criterios y recomendaciones para facilitar la interpretación y aplicación del citado Real Decreto.

 

Factores de riesgo:

1. Características de la carga : La manipulación manual de una carga puede presentar un riesgo, en particular dorsolumbar , en los casos siguientes:

  • Si la carga es demasiado pesada o demasiado grande. A modo de indicación general, el peso máximo que se recomienda no sobrepasar (en condiciones ideales de manipulación) es de 25 kg . No obstante, si la población expuesta son mujeres, trabajadores jóvenes o mayores, o si se quiere proteger a la mayoría de la población, no se deberían manejar cargas superiores a 15 kg .
  • Si es voluminosa o difícil de sujetar.
  • Si está en equilibrio inestable o su contenido corre el riesgo de desplazarse.
  • Si está colocada de tal modo que debe sostenerse o manipularse a distancia del tronco o con torsión o inclinación del mismo.
  • Si la carga, debido a su aspecto exterior o a su consistencia, puede ocasionar lesiones al trabajador, en particular en caso de golpe.

2. Esfuerzo físico necesario para mover la carga: Un esfuerzo físico puede entrañar un riesgo, en particular dorsolumbar , en los casos siguientes:

  • Si es demasiado intenso.
  • Si no puede realizarse más que por un movimiento de torsión o de flexión del tronco.
  • Si puede acarrear un movimiento brusco de la carga.
  • Si se realiza mientras el cuerpo está en posición inestable.
  • Si se trata de alzar o descender la carga con necesidad de modificar el agarre.

3. Exigencias de la actividad : La actividad puede entrañar riesgo, en particular dorsolumbar , cuando implique una o varias de las exigencias siguientes:

  • Esfuerzos físicos demasiado frecuentes o prolongados en los que intervenga en particular la columna vertebral.
  • Período insuficiente de reposo fisiológico o de recuperación.
  • Distancias demasiado grandes de elevación, descenso o transporte.
  • Ritmo impuesto por un proceso que el trabajador no pueda modular.

4. Factores individuales : Constituyen factores individuales de riesgo:

  • La falta de aptitud física para realizar las tareas en cuestión.
  • La inadecuación de las ropas, el calzado u otros efectos personales que lleve el trabajador.
  • La insuficiencia o inadaptación de los conocimientos o de la formación.
  • La existencia previa de patología dorsolumbar .

5. Características del medio de trabajo : Las características del medio de trabajo pueden aumentar el riesgo, en particular dorsolumbar , en los casos siguientes:

  • Si el espacio libre, especialmente vertical, resulta insuficiente para el ejercicio de la actividad de que se trate.
  • Si el suelo es irregular y, por tanto, pueda dar lugar a tropiezos o bien es resbaladizo para el calzado que lleve el trabajador.
  • Si la situación o el medio de trabajo no permiten al trabajador la manipulación manual de cargas a una altura segura y en una postura correcta.
  • Si el suelo o el plano de trabajo presentan desniveles que implican la manipulación de la carga en niveles diferentes.
  • Si el suelo o el punto de apoyo son inestables.
  • Si la temperatura, humedad o circulación del aire son inadecuadas.
  • Si la iluminación no sea adecuada.
  • Si exista exposición a vibraciones.

Obligaciones generales del empresario.

El empresario deberá adoptar las medidas técnicas u organizativas necesarias para evitar la manipulación manual de las cargas, especialmente mediante la utilización de equipos para su manejo mecánico.

Cuando esto no pueda evitarse, tomará las medidas adecuadas para reducir el riesgo que entrañe dicha manipulación. Entre estas medidas está la evaluación de riesgos . (pdf)

Formación e información.

Los riesgos de lesiones debidos a la manipulación manual de cargas aumentan cuando los trabajadores no tienen la formación e información adecuadas para la realización de estas actividades de una forma segura.

El empresario debe proporcionar los medios apropiados para que los trabajadores reciban esta formación e información, por medio de “Programas de entrenamiento” que incluyan:

  • El uso correcto de las ayudas mecánicas y la utilización segura de las mismas.
  • Factores que están presentes en la manipulación y de la forma de prevenir los riesgos debidos a ellos.
  • Uso correcto del equipo de protección individual. En el caso que sea necesario su uso durante la tarea.
  • Formación y entrenamiento en técnicas seguras para la manipulación de las cargas.

La consulta y participación de los trabajadores.

La consulta y participación de los trabajadores o sus representantes sobre las cuestiones a las que se refiere este Real Decreto se realizarán de conformidad con lo dispuesto en el apartado 2 del artículo 18 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Vigilancia de la salud.

El empresario garantizará el derecho de los trabajadores a una vigilancia adecuada de su salud. Tal vigilancia sea realizada por personal sanitario competente, según determinen las autoridades sanitarias en las pautas y protocolos que se elaboren, de conformidad con lo dispuesto en el apartado 3 del artículo 37 del Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención.

 

Método para levantar una carga

Como norma general, es preferible manipular las cargas cerca del cuerpo, a una altura comprendida entre la altura de los codos y los nudillos, ya que de esta forma disminuye la tensión en la zona lumbar.

Si las cargas que se van a manipular se encuentran en el suelo o cerca del mismo, se utilizarán las técnicas de manejo de cargas que permitan utilizar los músculos de las piernas más que los de la espalda.

Para levantar una carga se pueden seguir los siguientes pasos generales:

1. Planificar el levantamiento:

  • Utilizar las ayudas mecánicas precisas, siempre que sea posible.
  • Seguir las indicaciones que aparezcan en el embalaje acerca de los posibles riesgos de la carga, como pueden ser un centro de gravedad inestable, materiales corrosivos, etc.
  • Si no aparecen indicaciones en el embalaje, observar bien la carga, prestando especial atención a su forma y tamaño, posible peso, zonas de agarre, posibles puntos peligrosos, etc.
  • Solicitar ayuda de otras personas si el peso de la carga es excesivo o se deben adoptar posturas incómodas durante el levantamiento.
  • Tener prevista la ruta de transporte y el punto de destino final del levantamiento, retirando los materiales que entorpezcan el paso.

2. Colocar los pies en una postura estable y equilibrada para el levantamiento, abriendo los pies a una anchura similar a la de los hombros.

3. Postura de levantamiento:

  • Doblar las piernas manteniendo en todo momento la espalda derecha, y mantener el mentón metido. No flexionar demasiado las rodillas.
  • No girar el tronco ni adoptar posturas forzadas.
  • Agarre firme.

4. Levantamiento:

  • Levantamiento suave, sin dar tirones bruscos.
  • Evitar giros.
  • Carga pegada al cuerpo.

5. Depositar la carga:

  • Si el levantamiento es desde el suelo hasta una altura importante, por ejemplo la altura de los hombros o más, apoyar la carga a medio camino para poder cambiar el agarre.
  • Depositar la carga y después ajustarla si es necesario.
  • Realizar levantamientos espaciados.

Otros documentos del INSHT relacionados con la manipulación manual de cargas (ver)